Marcamar

Marcamar
Soy mujer hecha palabra

Seguidores

viernes, 9 de marzo de 2012

ENCUENTRO POÉTICO EN LA ISLA DE EL HIERRO (WPM)


Hola amigos y amigas, ya se que estaréis esperando mi anunciada crónica sobre mi viaje a la isla de El Hierro, formando parte del grupo de poetas del World Poetry Movement, con el propósito de llevar la poesía como signo de solidaridad, afecto y simpatía con  esta isla, a causa de la última erupción volcánica en el mar de Las Calmas.
Les diré que ha sido todo un éxito y que nos ha quedado un regusto poético de amistad y de camaradería especial entre los y las componentes del grupo y los habitantes de la isla de El Hierro.

La aventura comenzó el martes 28 de marzo a las 8:30 de la mañana,que fue cuando llegó mi amiga Puri a la puerta de mi casa, muy bien equipada, con abrigo, bufanda y gorrito andino, dispuesta para dirigirnos al aeropuerto.
Metimos el equipaje en el coche de mi esposo y salimos en dirección a Los Rodeos. Allí nos esperaba ya nuestra amiga y poeta Julia Gil, tan animosa y vivaracha como siempre.
Inmediatamente facturamos el equipaje y mientras esperábamos el momento del embarque, nos entretuvimos saludando a amistades que no ves nunca y que casualmente te las tropiezas así de sopetón en el trasiego de gente que siempre deambula por el aeropuerto, con el tiempo justo de apenas decirle cuatro palabras y listo.

Cuando nos dimos cuenta ya estaban los pasajeros pasando el control y nos pusimos tan nerviosas que no dábamos una a derechas, y yo que siempre procuro llevar poco equipaje de mano, me encuentro allí atorrollada con el portátil, con bolsos y bolsas sin saber de dónde salieron. Total que me quedé sola y luego no sabía a que puerta de embarque dirigirme. Ya me iba por la puerta de embarque para Fuerteventura cuando un jovenzuelo imberbe y con ganas de jarana, me paró y me dijo que mirara al panel, y yo que no veía nada. Por fin acerté con la puerta de embarque para el Hierro, pero todavía me volví a equivocar y me subí a una de las guaguas que te llevan al avión, con la esperanza  de encontrar allí a mis compañeras. Entonces un operario de uniforme me indicó el avión y me dijo que había que ir caminando. Y allá que me voy yo arrastrando a duras penas por los atarecos. 

Cuando llegué al avión toda sofocada, allí me veo a mis compañeras ya instaladas en sus asientos, incluída Meme, que había llegado más tarde.
 Cuento esta tontería porque es que me pasa cada vez que viajo, que quiero hacer las cosas tan bien, que todo me sale al revés.

El viaje fue placentero, el día estaba soleado y con pocas nubes y después del despegue, ya me pude relajar y dejé volar también mi imaginación, garabateando en mi cuaderno frases que se me ocurrían. Cuando nos dimos cuenta, ya estábamos aterrizando en el aeropuerto de Valverde.
Allí nos esperaba Inés, una amiga de Puri, que nos dio la bienvenida con su gracia y su poquito de acento herreño que le queda todavía. 
Como era muy temprano para esperar allí hasta que llegaran el resto de los componentes del grupo que venían de Gran Canaria y mi vecina y amiga, María Camila, que no consiguió billete para nuestro vuelo,
pues decidimos ir a dar una vuelta por los lugares cercanos con Inés, que muy amablemente nos invitó.
Hacía un tiempo espléndido y daba gusto respirar el aire limpio que traía el viento desde el mar. Timijiraque, La Caleta, el Parador, el Tamaduste, el Roque de la Bonanza, que a una de las poetas le sugirió un poema erótico. Charlamos de lo humano y lo divino, disfrutamos de la amistad, del paisaje y de la comida.
Alrededor de las cuatro de la tarde regresamos al aeropuerto y ya nos esperaba Camila, mi amiga, y un poco más tarde, llegaron los amigos y amigass de Gran Canaria. 

Saludos, bienvenidas y presentaciones, toda una algarabía donde se respiraba emoción, amistad y poesía.
Después ya nos ocupamos de organizar los desplazamientos a nuestro destino: Samir Delgado y Susi Alvarado contactaron con personal administrativo y nos resolvieron rápidamente el traslado. Un grupo se dirigió a Frontera y otro grupo nos dirigimos a La Restinga (las "restingolitas" como nos decía Samir) Y quedamos para encontrarnos a la mañana siguiente a las 9 de la mañana en el colegio de Taibique, en El Pinar.
Caía la tarde cuando ya nos acercábamos a La Restinga y sentimos una emoción contenida al estar en los lugares tan emblemáticos que han vivido esta experiencia volcánica últimamente.  Mirábamos al mar y ya apenas queda mancha ni huella alguna del volcán. El mar está en calma como siempre por esta zona sur de la isla. 
Al llegar al pueblo se nota la soledad, las calles tranquilas, la Avenida Marítima desierta, los restaurantes de la Avenida cerrados algunos y otros abiertos, pero vacío o con alguna parejita de "guiris", la flota pesquera amarrada a puerto. El muelle solitario, sin vida, sin bullicio, ... y lo más triste, ... la playita sin niños chapoteando en los charquitos que ha dejado la bajamar, como hacían mis hijos cuando eran pequeños y fuimos de vacaciones un verano hace casi treinta años.
Este pueblo ha vivido siempre de la pesca, y más últimamente, del turismo y de los clubs de pesca submarina. De todo eso ya no queda nada, pues no se puede pescar, no se pueden bañar, no se pueden hacer inmersiones.
Bueno, no nos pongamos melancólicos, que la gente de nuestras islas somos invencibles por el desánimo y siempre encontraremos recursos y soluciones para salir de situaciones adversas.

Nuestro encuentro con el profesorado y el alumnado de los colegios que visitamos fue muy gratificante por la buena acogida y por sus palabras de agradecimiento ante nuestra iniciativa. Entre nosotros, algunos éramos docentes, unos jubilados ya  y otros todavía en activo, por lo que disfrutamos de nuevo al estar frente a un grupo-clase, auque sólo fuera para recitarles poesías o leerles un cuento.
 Fue muy emocionante ... ¿a que sí, Berbel, amiga? 
 Berbel es una maestra poeta de Gran Canaria, que ejerció durante cuarenta y dos años y que tiene todavía unas energías y un afán por la enseñanza que nos dejó maravilladas. A mi particularmente me da gusto encontrarme con personas así como Berbel o como Isabel Guerra o Antonio Arroyo, que lo eché mucho de  menos esta vez.


He dejado intencionadamente para el final el relato del acto cúlmen de nuestro viaje:                                    El festival del Movimiento Poético en la placita de La Restinga, que esa tarde se vistió de fiesta improvisada para acoger a este pequeño grupo de locos poetas que todavía creemos que la poesía es instrumento de paz, de concordia, de solidaridad y de apoyo entre los seres humanos.
Desde las 6 de la tarde se comenzó el taller para elaborar un panel con la silueta de la isla de El Hierro en el centro, y en la parte superior todos los nombres de poetas canarios de todos los tiempos que pudimos recordar y que cabían en el panel. Y luego debajo, escribrán los habitantes de La Restinga versos sueltos de distintas poesias de dichos poetas que quedaron en un sobre.

Mientras se realizaba el panel conmemorativo, se escuchaba de fondo la música de nuestra tierra e iban llegando las autoridades principales del Excmo. Cabildo de El Hierro con su presidente al frente y el  señor alcalde del Excmo. Ayuntamiento de El Pinar, junto a sus concejales que tuvieron la deferencia de acompañarnos durante todo el acto
.
El señor Alpidio de Armas, presidente del Cabildo, abrió el festival dirigiendo unas palabras de  bienvenida y agradecimiento al grupo de poetas por nuestra visita y a toda la cantidad de gente de todas las edades que se concentraron allí procedentes de todos los pueblos de la isla, junto a los habitantes de La Restinga.
Fue muy emocionante escuchar las palabras de adhesión y de cariño que cada poeta expresaba en su presentación hacia el pueblo herreño. 

Cuando ya llevábamos un rato recitando, se fue calentando el ambiente, la gente se fue animando y aquello se convirtió en una caldera de vapor a toda presión que hizo que, a pesar del viento fresquito reinante, nadie abandonó el lugar e incluso, salieron muchísimos poetas de la isla, entre ellos y ellas, muchos extranjeros residentes allí. Como anécdota, quiero resaltar la participación de una joven poeta inglesa que con ayuda de la profesora de inglés del  IES de Frontera, tradujo su poema y lo leyó en español, dedicado al volcán.

Y así nos dio más de las diez de la noche. Nadie quería dar por terminado el acto poético. La pequeña plaza rebozaba de emoción y nunca,  creo yo, se habían concentrado tantos sentimientos por metro cuadrado en ningún otro lugar.


Fue para todos una experiencia inolvidable, al menos para mi, que siento todavía el  poder y la fuerza de los sentimientos y de la poesía que engrandece el alma. 

Quiero dar las gracias a Samir, por su esfuerzo en aglutinarnos en torno a una idea tan fantástica, a todos mis compañeros y compañeras poetas, de Tenerife y de Gran Canarias, entre ellos, a Teca y Noé, al Excmo Cabildo de El Hierro por su colaboración y acogida, a los Centros Educativos que visitamos: IES de Taibique, Frontera y Valverde, y en general, a todo el pueblo herreño y especialmente a mis amigos Vicente y Concha, vecinos de El Pinar y amigos entrañables ... ¡Graciass!


                                          Mari Carmen Martín




13 comentarios:

Ligia dijo...

Un relato muy interesante de tu viaje y participación en este Encuentro poético. Supongo que ya le dedicarías un poema a La Restinga. Te faltó incluir alguna fotillo para verte en tu salsa. Abrazos

marcamar dijo...

Ligia, tesoro, que eres tan rápida en leer mis publicaciones, que no me da tiempo ni de añadir las imágenes. Gracias, amiga, por tu seguiento y tu atención conmigo. Muacksss

Aragüez dijo...

+++Acróstico marcamar+++

M-arcando la mar navega
A- lomos de los renglones
R-esiste como la encina
C-on la fuerza de ciclones
A- bocajarro dispara
M-atando las horas muertas
A-rrebujo con mis pasos
R-ecalan siempre en su alma.

Aragüez/VientoDelsur.

Anónimo dijo...

Excelinte crónica del viaje Amiga, besosssssssssss
Soy Morena

marcamar dijo...

¡¡Gracias, Araguez, por tan lindo acróstico!
¡Gracias, morenaclara, amiga linnda!

Anónimo dijo...

continuo : me gustó que cuentes todos los detalles, esta muy bien redactado, tenes un muy buena prosa.Dan ganas de seguir leyendo, por momentos parece que uno estuviese ahi, y hasta sintiese el frio y el calos del recibimiento de los alumnos y la fraternidad con los poetas. Me parece que este tipo de relatos te va muy bien tb. Un beso tu amiga Morena.

marcamar dijo...

Graciasss, morenitaaaaa, me ha encantado tu comentario, pues de eso se trata, de poder compartir con todos ustedes mis vivencias tal cual las sentí yo. Un abrazo, transoceánico, tesoroo!

Anónimo dijo...

Gracias, amiga, por tan hermosa crónica, refleja tan bien las emociones vividas, que me parece que la escribí yo, jajaja... Un abrazo fuerte. Puri

Anónimo dijo...

Hola canarita linda
Me ha gustado mucho tu relato. Según iba leyendo me parecía tenerte delante de mis ojos, perdida en el aeropuerto con tus mochilas a cuestas, pero sin perder esa calma tuya característica. Pude adivinar ese brillo de entusiasmo en tus ojos al ver las clases que visitaste, al conversar con todos tus colegas poetas y como no, sentir los latidos de tu corazón vibrando al escuchar los poemas de otros y al recitar los tuyos propios que tan bien sabes hacer.
Un Beso grande y gracias por esta buena y bonita publicación

Antonio Arroyo Silva dijo...

Qué relato más emocionante. Todavía tengo la pena de no haber podido asistir, pero la gran alegría de sentirlos allí.
Nos vemos el 22 de marzo.
Bbesos.
Antonio

Tona dijo...

Me hubiera gustado estar con vosotros en aquél vuelo a la isla. Haberme perdido, como tú en Los Rodeos, equivocando la puerta y tirando de mi bolsa, mi teléfono y el pc. Me hubiera gustado llegar a la isla de El Hierro y pasear las calles de La Restinga,acudir al encuentro de los poetas y llenarme el alma de versos sintiendo en la piel la brisa de ese mar tan bravo y tan vivo. Me ha gustado mucho tu crónica, Marcamar. No se si notaste mi presencia pero yo estaba entre vosotros en aquél viaje. Con el pensamiento, sí. Pero estaba allí. Un abrazo y mi cariño para todos.

marcamar dijo...

Naturalmente que notamos tu presencia, amiga, estabas en nuestro corazón y en nuestro pensamiento,...¡claro que sí!
Gracias por tus palabras maravillosas, por tu amistad y por tu simpatía. Besos

marcamar dijo...

Quiero contestarle también y agradecerles el comentario a mi buen amigo Antonio Arroyo y a mi gran amiga Puri, que saben cuánto bien me hace el leerlos.

Y también mi agradecimiento a esa amiga anónima que no dejó su nombre, pero que yo sé que me conoce muy bien y sabe más que nadie de mis despistes con mochilas, riñoneras, etc. jajajaja besos peregrinaaa