Marcamar

Marcamar
Soy mujer hecha palabra

Seguidores

domingo, 5 de octubre de 2008

MIS MEMORIAS: MI CASA


Esta vez, en el curso que estoy haciendo de Técnicas Narrativas, me han pedido que escribiera sobre el significado que ha tenido mi casa para mi. Me sorprendí a mi misma porque yo siempre he pensado que soy una persona de las que disfrutan de su casa, una persona casera, pero he descubierto algo insólito: No siento ningún apego por ninguna de las casas en las que he vivido.
Este es mi escrito:
"Mi casa: En realidad mi casa....soy yo misma. No siento ahora desde la distancia ningún sentimiento de apego o nostalgia de las casas en las que he vivido a lo largo de mi historia.
La primera casa en La Gomera, que fue en la que nací, no era nuestra sino del amo, nosotros sólo éramos medianeros.
La segunda, que fue la primera aquí en Tenerife, la construímos con nuestras propias manos ayudando a mi padre a hacerla, pero esa...no la quiero recordar.
La tercera, que fue mi verdadero hogar, donde nacieron y donde crié a mis hijos, también pasó con sus penas y sus glorias.
Y por último, en la que habito ahora, que es una casa grande, muy bonita, pero que después de vivir en ella durante siete años, todavía no la siento como mía.
No, definitivamente, a mi las casas físicas no me interesan. Además (ahora en broma) hay que mantenerlas siempre limpias y en orden y cocinar en ellas y volver a limpiarlas, etc. ¡Ahh y pagar la hipoteca....qué horrorrr!!
Por eso me doy cuenta en este momento que mi casa soy yo, yo, con todo lo que llevo dentro. Y donde quiera que vaya, esa será mi casa, ese lugar íntimo en el que yo me encuentre a gusto, en el que pueda estar tranquila para pensar, sentir, escribir o simplemente soñar despierta y disfrutar con mis cosas, que casi siempre son mis libros, agendas, cuadernos, mi grabadora y ulltimamente, mi ordenador.
Sinceramente, no tengo casa, mi casa soy yo y no necesito recordar con añoranza ninguna casa, pues yo soy como el caracol...la llevo puesta"

5 comentarios:

Mª Carmen dijo...

como el caracol????, o como el peregrino que lleva su casa en que cabe dentro de la mochila, pero eso si, todo todo pequeñito, que no pese mucho. Un beso y continúa con tus relatos
:) be happy B0t.

marcamar dijo...

¡¡Graciasss, mª carmen, peregrina guaàpaaaa!!
Me encanta saber que lees mis tonterías, mis relatos, y poesías, gracias y sí que tienes razón, en la mochila cabe todo.
Besos

MGJuárez dijo...

Querida Mara, muy cierto y reflexivo lo que relatas. Finalmente precisamos poco en nuestra mochila personal, y lo que habita en nosotros es lo más verdadero que el habitáculo que supuestamente nos cobija. Gracias por el relato y ese final sorprendente y simpático. ¿Ave peregrina? Pues si, ando en acuerdo con tus amigos del camino.

Un abrazo,
Montse.

emege-e dijo...

Continuo leyendo tu blogs y me he quedado prendida de tu post. Que forma más secilla y bella de describir lo que es tu "casa". No podías tener un mejor comienzo para tu historia. Me veo reflejada,ya sabes que una viajera como yosiempre llevo esa mochila pero no sobre mi espalda,sólo viajo "yo conmigo" y por equipaje mi "interior". Tú también eres una buena viajera de las palabras buscando el punto de la reflexión. Besitos. Una sevillana

Mari Carmen dijo...

¡Gracias mis amigas encantadoras!
¡Cómo me mimáis!
Gracias. MGJuarez, no sabes cómo agradezco tus palabras siempre alentadoras para mi .
Gracias, sevillana volandera, viajera incansable y sutil contadora de experiencias fantásticas.
Gracias peregrina linda, la de la mirada azul risueña.
No sólo habéis llenado mi blog con vuestros comentarios amables, sino mi corazón de cariño y gratitud.
Besitos